jueves, 6 de agosto de 2009

El apacible Yimay.

Yimay sí que me desconcierta. Se toma la vida de forma tan tranquila que a veces parece un oriental; nada le altera, nada le estresa, nada le preocupa y deja que todo fluya. Y no es que lo haga con una sola cosa, no; él lo extrapola a todos los campos de la vida. La verdad es que le admiro, le admiro mucho.
Le admiro porque Yimay es de las personas más empáticas y pacientes que he conocido en mi vida; no le importa tener que repetirte una y otra vez la misma frase para que te des cuenta de que lo que estás haciendo no es lo mejor, podría pasarse horas y horas explicándote lo mismo solo para que lo entendiéras y siempre está disponible para lo que sea. Yimay siempre da su opinión, te explica su forma de ver las cosas y luego deja que tú elijas lo que te parece que debas elegir, sin que él intente persuadirte de que su idea es mejor que la tuya.
Además Yimay es muy filosófico y metafórico: todo lo que puede lo explica con metáforas, y no metáforas cualquiera, metáforas de las buenas. Yimay siempre está rodeado de gente, y creo que por ser como es nunca le va a faltar un amigo (o una amiga en mi caso) en el que apoyarse.
También es muy temperamental, poco impulsivo y sus acciones siempre son premeditadas, para estar completamente seguro de que el paso que da es el correcto. Al pensar tanto las cosas, cuando las hace ya no le producen ningún daño, porque ha barajado en su mente todas las opciones y se ha prepararo tanto para lo peor como para lo mejor. Creo que eso es una gran ventaja, aunque a veces Yimay desearía sentir un poco más. Pero yo le envidio.
Envidio su gran fortaleza que nadie puede destruir, envidio la determinación con la que lo hace todo y sobre todo envidio la confianza que tiene en sí mismo. Pero Yimay nunca admitirá ser tan bueno, no es ese tipo de chico poco humilde y creído.
El corazón de Yimay está a medio ocupar, pues hay una chica que lleva algún tiempo intentando entrar y ya está con un pie dentro. Al principio Yimay no sé quería dejar engatusar, había de por medio un amigo y no estaba dispuesto a traicionarle por una chica que no se va a quedar mucho tiempo a su lado (Yimay no cree en el amor eterno). Pero Yimay está empezando a caer... Aunque no sé, otra cosa que me gusta de Yimay es que no le da tanta importancia al amor romántico como al amor entre amigos. Eso mola, porque si a Yimay no le sale algo bien con una chica se la refanfinfla (como dice él).
Yimay es uno de los mejores amigos que te puedas encontrar.

8 comentarios:

  1. Yo tambien lo envidio! jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. yo tambien le envidio inevitablemente en muchas cosas.. jeje

    por la primera parte del texto no conco a nadie asi, en lo de sus entido del amor si.. jeje

    un besito

    ResponderEliminar
  3. Al final acabara saliendo con esa chica :)
    me encanta leerte,sigue escribiendo!
    muaác.

    ResponderEliminar
  4. ooooh me encanta!
    conozco a gente así y siento lo mismo!

    ResponderEliminar
  5. Vaya que personajes, pero he de confesar, me agrada mas Eme*

    Saludos*

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. en algo que puede ser muy poco, me puedo llegar a parecer a Yimay. pero no sos la única que le envidia, también me incluyo! ajajaj.

    ResponderEliminar
  8. Pues olé por Yimay!
    y por la escritora de este blog ;)

    ResponderEliminar